13 jul. 2010

Larga vida al abuso

Leo en un anuncio: "Bonito apartamento con muchas posibilidades. 3 habitaciones, 1 cuarto de baño, cocina y baño reformados. Para entrar a vivir. 700€"

Llamo y concierto una cita.
Me encuentro con la agente inmobiliaria que parece un poco enferma...no sé...será el calor, pero está amarilla.

Subimos un 7º sin ascensor.
Me encuentro con un tugurio, de paredes desconchadas y oscuro (pues sólo el salón da a un agujero al que llaman ventana).
La cocina y el baño tienen azulejos nuevos (esa es toda la reforma).
Las habitaciones (a cada cual más pequeña) dan a un patio interior estrecho y sucio. Bueno, en realidad sólo dos de ellas, pues la tercera no tiene ventana.

La agente amarilla empieza a describirme las condiciones:
- 2 meses de fianza + 1 para la agencia
- 300 € para gastos de contratación
- 3000 euros de aval
- El mes en curso

Me giro y le dejo con la palabra en la boca. Pienso "con muchas posibilidades"...sí claro, puedo pegarte un bofetón, denunciarte por abuso o echarme a llorar...

Lo de los alquileres en esta ciudad no tiene nombre...
En fin.... seguimos buscando...


7 jul. 2010

Hurt

Hoy es un día de esos raros. Uno de esos en los que me despierto triste y tengo la certeza de que no se arreglará. ¿Por qué? Porque es un pesar profundo, que aparece así... sin más... simplemente es tristeza. Pura. Sin motivo ninguno...

Salgo de la ducha. Abro el spotify, mientras rebusco en el monton de ropa limpia unas bragas, le doy al random y aparece Johnny Cash.

"¿Ves? - me digo a mi misma - Hoy no se arreglará..."

Y en ese momento pienso que lo mejor que puedo hacer es volver a la cama, pero encuentro las bragas y me doy cuenta de que llego tarde a trabajar...

I focus on the pain
the only thing that's real...


me concentro en el dolor, la única cosa que es real

2 jul. 2010

Sigo viva...

Después de un mes y medio de auténtica mierda, pues mi vida rutinaria desapareció y no dejó ni una triste nota, parece que por fin todo vuelve a su lugar.

La rutina ha vuelto y me cuenta que ahora es distinta, que ahora se abrirá una bonita etapa de cambios (para mi) y que me cabrearé (como siempre me pasa), pero que va a ser bueno (que Dios nos pille confesados)...

En fin, mientras me dice esto, yo enciendo un piti, cierro los ojos (intentando visualizar "el percal") y siento miedo, pero también experimento una sensación agradable...

Lo que no mata, hace más fuerte