12 may. 2010

Lucha de poder

Tengo tres canas (puede que mienta y sean más, puede que no) de cualquier modo no son muchas, pero todas están en el flequillo y eso me da rabia, pues sufro de "peterpanismo" severo.

Al principio, me las peinaba cuidadosamente y las escondía entre el resto de cabellos pero, las muy jodidas, siempre encontraban la alianza de mis crueles remolinos y conseguían salir a la luz con aire triunfador.

Entonces decidí cortarlas. No permitiré rebeldes en mi cuero cabelludo. Seleccioné cuidadosamente cada pelillo blanquecino y les di su merecido. Un buen corte desde la raíz. Así, con los esporádicos asesinatos de las canas subversivas y la ayuda de la laca, viví feliz una temporada.

Pero como todo acto represivo y violento, he obtenido una respuesta por parte de la resistencia. Mis canas, se han hecho fuertes (supongo que gracias a las repetidas podas) Son más gruesas que el resto de cabellos y están de punta. Y aunque les ponga laca, siguen teniendo como aliados a los remolinos, por tanto consiguen ver la luz, campar a sus anchas, gritar libertad...

Así que ya sólo tengo 2 caminos: teñir o aceptar que ya es hora de regresar de "Nunca Jamás"... y como soy pobre como las ratas, sólo me queda aceptar la derrota... de momento, ¡¡¡pues juro que volveré!!!!

se que parecen gusanos, pero son canas rebeldes

3 comentarios:

  1. me encanta tu escritura, qué gracia tienes, qué poética, tus aventuras y desventuras

    muas

    ResponderEliminar
  2. neni... la clave está en los productos Deliplus! No dejes Nuncajamás que para eso siempre habrá tiempo!!

    Y estoy de acuerdo con lo que dice Bel of Bradford. Muaaa!!

    ResponderEliminar
  3. los dos sois de lo mejorcito ji ji ji

    ResponderEliminar